Bienvenida Marencalma,

 

Muchas echáis de menos la conexión con la alegría debido al confinamiento. Te entiendo. Muchas de las rutinas que vivíamos hace seis semanas han desaparecido o se han transformado.

Comparto contigo el ritual que he dinamizado en el Desayuno Terapéutico de los sábados por la mañana en Instagram.  Es una experiencia que te invita a poner la atención en tu presente con la intención de sentir alegría. Y sirve para todas las edades.

Te propongo que elijas dos botellas de cristal o tarros. Mejor si son transparentes porque te permite ver en su interior. A un tarro le llamarás pasado y al otro presente.

  1. Coge el tarro del pasado y navega 6 semanas atrás.
  2. Ahora centra tu atención en revivir la alegría. ¿Cómo la reconoces en tu cuerpo? ¿Cómo es su energía? Suave, ligera, pesada, explosiva, serena,… Y toma consciencia de lo que tu alegría te invita a hacer, expresar, … ¿Saltas, bailas, hablas, llamas a alguien,…?
  3. Coge tiras de papel, trocitos de madera o de corcho, …, lo que tengas por casa. Y escribe en ellas aquellas actividades, personas, relaciones, pensamientos, proyectos,… que te conectaban a la alegría.
  4. Ponlas dentro del tarro y toma consciencia del espacio que ocupaba esa alegría

 

¿Qué descubres? ¿Qué era lo que te conectaba a esta emoción? ¿Hasta qué punto era para ti una rutina, una necesidad, una costumbre, un regalo,… ?

 

  1. Ahora coge el tarro del presente. Céntrate en hoy.
  2. Coge de nuevo tiras de papel o lo que tengas en casa y escribe en ellas aquellas personas, relaciones, actividades, pensamientos, proyectos,…, que te conectan a la alegría.
  3. Ponlas dentro del tarro y de nuevo, toma consciencia del espacio que ocupa esta alegría en tu presente.

 

¿Qué ha cambiado de tu pasado? ¿Qué personas, rituales, acciones,… te conectan a la alegría? ¿Qué más le puedes añadir al tarro del presente que antes te hubiera pasado desapercibido y ahora es indispensable?

 

Y ahora, te invito a una última reflexión. Una que te permita dar valor a lo que sí depende de ti y tiene relación con tu libertad de elección.

 

Compara tu dos tarros. ¿Por el hecho de que uno esté más lleno que el otro, estás más alegre? ¿Qué descubres de ti y de tu alegría? ¿Es una alegría más profunda, menos ocupada, más sencilla,…?

 

Deseo que esta experiencia te permite tomar consciencia de qué manera nutres tu bienestar y el de tu familia. Y sobretodo, pongas la atención en lo que sí depende de ti. La libertad de navegar en el mar, anclada por el temporal, con tu ser y tus herramientas.

 

Te abrazo